En 2014 obtuvo el segundo lugar en el Concurso de Innovación con un producto retardante del fuego hecho 100% a base de ingredientes naturales. Y aunque el Biogel ya se fabrica y comercializa en el extranjero a través de su pyme GR7 Innovaciones, este inventor no descansa. Ahora se prepara para presentar nuevas ideas en la versión 2016 del concurso.

 

Fernando García es comunicador audiovisual de formación, pero hoy más bien se define como “inventor”. Hace años, viendo las noticias de los incendios forestales que afectaron a Valparaíso y al sur de Chile, se preguntó cómo podía ser que todavía no existiera un producto eficaz para retardar la acción del fuego y evitar catástrofes como esas. “Primero me puse a investigar cómo funcionaba un retardante de fuego. Después trabajé durante dos años a punta de prueba y error, hasta que logré obtener un producto a base de insumos naturales, que es biodegradable”, relata.

 

2.Fernando GarcíaPrefiere no entrar en detalles sobre la fórmula. Solo cuenta que se trata de una mezcla de productos que se usan para preparar alimentos. Una composición totalmente innovadora comparada con lo que había hasta entonces en el mercado, incluso en el internacional. “La oferta existente consistía básicamente de productos sintéticos a base de fosfatos. Es decir, sales que deben ser diluidas, porque si van muy concentradas queman el sustrato, provocando un daño colateral adicional al del fuego. Además, contaminan las napas de agua”.

 

En 2014 presentó su Biogel retardante de fuego a la primera versión del Concurso de Innovación efectuado en la Semana de la Madera, donde obtuvo el segundo lugar. “También me gané un Capital Semilla de Corfo, obtuve el primer lugar del Concurso Austral BIO Challenge, de la Universidad Austral, y participé en el concurso ‘Una idea para cambiar la historia’, del canal History Channel”. Después de este concurso se le acercaron inversionistas de México y Argentina, interesados en las ventajas medioambientales de su invento. “He tenido más respaldo desde fuera de Chile”, confiesa.

 

Tanto es así, que el producto ya se está fabricando en México. La función que el Biogel cumple allá es bastante particular: proteger los postes de madera que soportan los cables de telefonía, especialmente en zonas rurales. Con los desechos de las cosechas, los campesinos suelen hacer quemas que a menudo se descontrolan, incendiando los terrenos aledaños y destruyendo, de paso, los postes. La solución a este problema ha sido cubrirlos con telas sobre las cuales se aplica el retardante de fuego de GR7 Innovaciones.

 

¿Patentaste ya el Biogel?

─Estamos haciendo los trámites en España, Estados Unidos, México, Francia, Israel, Australia y Alemania, que son los países con mayor incidencia de incendios forestales.

 

¿Han medido sus resultados?

-Sí, lo sometimos a certificaciones y pruebas comparativas que hace Bosque Arauco y Conaf. El producto cuenta con certificaciones del IDIC (Instituto de Investigaciones y Control del Ejército), laboratorio que aplicó el producto sobre unas muestras de álamo y comprobó que su efecto retardante fue un 68% mayor al del resto de las soluciones.

 

¿En qué nuevos productos estás trabajando?

─Con mi pyme GR7 Innovaciones nos dedicamos a crear cosas, yo soy inventor. Aparte del Biogel, estoy trabajando también en la línea de las energías renovables no convencionales. Pero, claro, el Biogel va un paso más adelante de las demás cosas que hacemos en mi pyme.

 


 

 

COMPARTE ESTE CONTENIDO EN:
Facebooktwitterpinterestlinkedinmail